20 feb. 2009

MAS ALLÁ DE LA MENTE PENSANTE


La condición humana: perdidos en el pensamiento.

La mayoría de la gente se pasa la vida aprisionada en los confines de sus propios pensamientos. Nunca van más allá de un sentido de identidad estrecho y personalizado, fabricado por la mente y condicionado por el pasado.

En ti, como en cada ser humano, hay una dimensión de conciencia mucho más profunda que el pensamiento. Es la esencia misma de tu ser. Podemos llamarla presencia, alerta, conciencia incondicionada. En las antiguas enseñanzas, es el Cristo interno, o tu naturaleza de Buda.
Hallar esa dimensión te libera, y libera al mundo del sufrimiento que te causas a ti mismo y a los demás cuando sólo conoces el «pequeño yo» fabricado por la mente, que es quien dirige tu vida. El amor, la alegría, la expansión creativa y una paz interna duradera sólo pueden entrar en tu vida a través de esa dimensión de conciencia incondicionada.

Si puedes reconocer, aunque sea de vez en cuando, que los pensamientos que pasan por tu mente son simples pensamientos, si puedes ser testigo de tus hábitos mentales y emocionales reactivos cuando se producen, entonces esa dimensión ya está emergiendo en ti como la conciencia en la que ocurren los pensamientos y emociones: el espacio interno intemporal donde se despliegan los contenidos de tu vida.

La corriente de pensamientos tiene una enorme inercia que puede arrastrarte fácilmente. Cada pensamiento pretende tener una gran importancia. Quiere captar toda tu atención.

He aquí un ejercicio espiritual que puedes practicar: no te tomes tus pensamientos demasiado en serio.

Qué fácilmente se queda atrapada la gente en sus prisiones conceptuales.

La mente pensante es una herramienta útil y poderosa, pero también muy limitante cuando se adueña completamente de tu vida, cuando no te das cuenta de que sólo es un pequeño aspecto de la conciencia que eres.

La sabiduría no es un producto del pensamiento. El conocer profundo, que es la sabiduría, surge en el simple acto de prestar toda tu atención a alguien o algo. La atención es la inteligencia primordial, la conciencia misma. Disuelve las barreras creadas por el pensamiento conceptual, lo que nos permite reconocer que nada existe en y por sí mismo. Une el perceptor con lo percibido en un campo de conciencia unificado. La sabiduría cura la separación.

Cuando estás inmerso en el pensamiento compulsivo, estás evitando lo que es. No quieres estar donde estás. Aquí, Ahora.


Eckhart Tolle

14 feb. 2009

14 DE FEBRERO – DIA DE LOS ENAMORADOS


En un día como hoy de hace ya cuatro años, nos estábamos conociendo.
El lugar era mágico, un pueblito perdido en la provincia de Córdoba, San Marcos Sierra, donde yo había ido a pasar mis vacaciones.
No solo el lugar es mágico, también lo era todo lo que sucedió entre nosotros.
Sentí, y sé que vos también, que una fuerza extraña y nueva nos atraía, nos unía.
No podría decir que me enamoré a primera vista, esto fue distinto, esto fue sentir que vos eras el hombre que estaba buscando y que yo era para vos la mujer que estabas esperando, que mi largos años de soledad estaban llegando a su fin.
Hoy, con mas de tres de convivencia, siento que cada día nuestro amor se va consolidando, que estoy aprendiendo a “sentir” el amor y no a pensarlo, que amar no es estar enamorado.
De a poco me estoy desprendiendo de mi ego, de mis apegos, de mis exigencias, de mis demandas.
Disfruto el estar juntos, el caminar con tu mano en mi hombro, nuestros silencios, nuestros abrazos, nuestras risas, nuestros juegos.
Disfruto el poder ir modificando mis creencias, mi puntos de vista, y el “darme cuenta” que el amor no es mi otra mitad, que somos dos, juntos, pero separados, que compartimos una casa, pero vos sos una persona y yo otra.
Mi otra mitad la estoy completando con un intenso trabajo espiritual, el cual me está llevando a ver la vida con otro cristal, con fé, en paz, sin inquietudes por el futuro, aceptando con tranquilidad lo que es, o serán los años, no lo sé.
Claro que hay momentos difíciles, con trabas, con carencias, con asperezas, pero también cada día más, voy dejando todo en manos de Dios, de mi poder superior, dejando fluir....

Gracias mi amor, gracias por estar ahí – Felíz Día-

Te amo.

Silvia

9 feb. 2009

VOLVER A LOS 17


De mi admirada Violeta Parra, dedicada a mis amigas chilenas, Marysol y Seisito



Volver a los 17

después de vivir un siglo

es como descifrar signos

sin ser sabio competente

volver a ser de repente

tan frágil como un segundo

volver a sentir profundo

como un niño frente a Dios

eso es lo que siento yo

en este instante fecundo.

Se va enredando, enredando

como en el muro la hiedra

y va brotando, brotando

como el musguito en la piedra

como el musguito en la piedra

Ay, si, si, si.

Mi paso ha retrocedido

cuando el de ustedes avanza

el arco de las alianzas

ha penetrado en mi nido

con todo su colorido

se ha paseado por mis venas

y hasta la dura cadena

con que nos ata el destino

es como un diamante fino

que alumbra mi alma serena.

Lo que puede el sentimiento

no lo ha podido el saber

ni el mas claro proceder

ni el mas ancho pensamiento

todo lo cambia el momento

cuál mago condescendiente

nos aleja dulcemente

de rencores y violencias

solo el amor con su ciencia

nos vuelve tan inocentes.

El amor es torbellino

de pureza original

hasta el feroz animal

susurra su dulce trino

detiene a los peregrinos

libera a los prisioneros

el amor con sus esmeros

al viejo lo vuelve niño

y al malo sólo el cariño

lo vuelve puro y sincero.

De par en par la ventana

se abrió como por encanto

entró el amor con su manto

como una tibia mañana

al son de su bella diana

hizo brotar el jazmín

volando cual serafín

al cielo le puso aretes

y mis años en 17

los convirtió el querubín.

3 feb. 2009

LAS RELACIONES COMO PRACTICA ESPIRITUAL


Siempre que nuestra relación no funcione, siempre que nos enloquezca a nosotros y a nuestra pareja, alegrémonos.
Lo que era inconsciente está saliendo a la luz.
Es una oportunidad de salvación
Todo el tiempo tratemos de estar consciente de ese momento, particularmente de nuestro estado interior.
Si hay rabia que sepamos que hay rabia, ó celos , actitud defensiva, impulso de discutir, necesidad de tener la razón, una frialdad interior que pide amor y atención, dolor emocional de cualquier tipo, lo que sea, conozcamos la realidad de ese momento – y estemos atentos a ese conocimiento.
La relación entonces se volverá nuestra SADHANA, nuestra práctica espiritual.

Si observamos una conducta inconsciente en nuestro compañero/a, mantengámosla dentro del abrazo amoroso de nuestro conocimiento para no reaccionar.
La inconsciencia y el conocimiento no pueden coexistir durante mucho tiempo.
La forma de energía que hay tras la hostilidad y el ataque encuentra la presencia del amor absolutamente intolerable.
Si reaccionamos ante la inconsciencia de nuestro compañero/a nos volvemos inconscientes también.
Ser el conocedor crea un espacio claro de presencia amorosa que permite a todas las cosas y a todas las personas ser como son.
No existe mayor catalizador para la transformación.
Si practicamos esto, nuestro compañero/a no puede quedarse con nosotros y permanecer inconsciente.
Aprendamos a dar expresión a lo que sentimos sin acusar.
Aprendamos a escuchar a nuestra pareja en una forma abierta, no defensiva.
Démosle espacio para expresarse.
Mantengámonos presente.
Acusar, defenderse, atacar, todos esos patrones diseñados para defender el ego ó para llenar nuestras necesidades se volverán inofisiosos.
Dar espacio a los demás – y a nosotros mismos – es vital.

El amor no puede florecer sin ello .

La humanidad está bajo una gran presión de evolucionar porque es nuestra única oportunidad de sobrevivir como especie.
Esto afecta todos los aspectos de nuestra vida y las relaciones cercanas en particular.
Las relaciones nunca antes han sido tan problemáticas, ni han estado tan cargadas de conflictos como ahora.

Como habremos notado , el objetivo no es hacernos feliz ó realizados.
Si continuamos persiguiendo la meta de la salvación a través de una relación nos desilucionaremos una y otra vez.
Pero si aceptamos que la relación es para hacernos conscientes en lugar de feliz, entonces se nos ofrecerá la salvación y sintonizaremos con la conciencia superior que quiere nacer en este mundo.

Para quienes nos aferremos a los patrones antiguos habrá cada vez más dolor, violencia, confusión y locura.


Extraído (con cambios) de El Poder del Ahora de Eckhart Tolle