27 oct. 2009

JAMAS PERMITAS… MUJER

Ama a tu hombre y síguelo pero solamente si ambos representaran el uno para el otro, lo que la Diosa Madre enseñó: Amor, Comprensión, Amistad.

Jamás permitas que ningún hombre te esclavice: naciste libre para amar y no para ser esclava.

Jamás permitas que tu corazón sufra en nombre del amor. Amar es un acto de felicidad ¿Por qué sufrir?.

Jamás permitas que tus ojos derramen lágrimas por alguien que nunca te hará sonreir.

Jamás permitas que el uso de tu cuerpo sea cercenado. Tu cuerpo es la morada del espíritu. ¿Por qué mantenerlo aprisionado?.

Jamás te permitas estar horas esperando a alguien que nunca vendrá, aunque te lo haya prometido.

Jamás permitas que tu nombre sea pronunciado en vano por un hombre cuyo nombre ni siquiera sábes.

Jamás permitas que tu tiempo sea desperdiciado con alguien que nunca tendrá tiempo para tí.

Jamás permitas oir gritos en tus oidos ¡ El amor es lo único que puede hablar más alto!.

Jamás permitas que pasiones desenfrenadas te lleven de un mundo real a otro que nunca existió.

Jamás permitas que otros sueños se mezclen con los tuyos, volviéndolos una gran pesadilla.

Jamás creas que alguien pueda volver cuando nunca estuvo presente.

Jamás permitas vivir en la dependencia de un hombre, como si hubieras nacido inválida.

Jamás te pongas linda y maravillosa a fin de esperar a un hombre que no tendrá ojos para admirarte.

Jamás permitas que tus pies caminen en dirección de un hombre que vive huyendo de ti.

Jamás permitas que el dolor, la tristeza, la soledad, el odio, el resentimiento, los celos, el remordimiento y todo aquello que pueda sacar el brillo de tus ojos, te dominen, haciendo enfriar la fuerza que existe dentro de ti.

Y sobre todo jamás permitas perder la dignidad de ser…….

MUJER!!!



Mujeres Celtas –Desconozco el autor

20 oct. 2009

TU, QUE PODER TIENES??

El poder exterior se halla en el dominio y en el control sobre el mundo físico.
Es el poder de la guerra y del poderío militar, el poder de las leyes y la organizaciones, el poder de los negocios y de los juegos de la Bolsa.
Es el poder de controlar a todo cuanto es externo a uno mismo.
El ser no espiritual se consagra a este poder exterior.

El ser espiritual, en cambio, se consagra a elevarse él y elevar a los demás, a niveles cada vez más altos de conciencia y realización.
El uso de la fuerza sobre otro no entra dentro de lo posible para este ser espiritual.
No está interesado en acumular poder, sino en ayudar a otros a vivir en armonía y a esperimentar la realidad mágica.
Se trata de un poder del amor, de un poder que no juzga.
No hay en este poder, hostilidad, ni ira.
El fin está en capacitarse realmente para saber que se puede vivir en el mundo con otros que tengan diferentes puntos de vista y no tener necesidad de controlarlos o vencerlos para hacer de ellos sus víctimas.

Adquirir poder es el gozo interior de saber que la fuerza exterior no es necesaria para estar en armonía con uno mismo.

El auténtico poder consiste en rendirse a aquello que hay de amoroso, armonioso y bueno en nosotros y no permitir la presencia de enemigos en nuestra conciencia.
Se trata de una concordancia con el alma, una concordancia que es nuestra razón misma para estar aquí.
Cuando llegues a la etapa de dar, estarás en concordancia con tú propósito y te hallarás en el punto desde el que puedas hacer milagros.
No pedirás nada de los demás, no porque seas orgulloso ni omnipotente, sino porque serás UNA LUZ para ti mismo.
Así se comporta el ser espiritual y sólo cuando renuncies a la necesidad de poder exterior y te pongas del lado de tu propósito anímico, estarás preparado para la realidad mágica.
Existe un algo oscuro, y completo
Antes que alzaran el cielo y la Tierra;
Tranquilo, quieto,
De pie solo e inmutable,
Moviéndose en torno sin peligro.
Podría ser la madre de todo.
Yo desconozco su nombre,
Y lo llamo Tao
Wayne W Dyer

13 oct. 2009

LOBAS


La diferencia de vivir desde el alma y vivir sólo del ego radica en tres cosas: la habilidad de percibir y aprender nuevas maneras, la tenacidad de atravesar senderos turbulentos y la paciencia de aprender el amor profundo con el tiempo.
Sería un error pensar que se necesita ser un héroe endurecido para lograrlo.
No es así. Se necesita un corazón que esté dispuesto a morir y nacer y morir y nacer una y otra vez

Si permanecemos sólo como sobrevivientes sin avanzar hacia el florecimiento, nos limitamos y cortamos la energía hacia nosotros y nuestro poder en el mundo a menos de la mitad.
Uno puede sentirse tan orgulloso de ser sobreviviente que se convierte en un peligro para cualquier desarrollo creativo posterior.
A veces las personas temen avanzar más allá del status de sobreviviente, por ser exactamente eso --- un status, una marca de distinción.


Se nos ha enseñado que a la muerte siempre le sigue más muerte.
Simplemente no es así.
La muerte siempre está en proceso de incubar nueva vida, aún cuando nuestra existencia haya sido cortada hasta los huesos.

La mejor tierra para sembrar y hacer crecer algo nuevo otra vez, está en el fondo.
En ese sentido, tocar fondo, aunque extremadamente doloroso, es también el terreno de siembra.

Para la mayoría de la mujeres, dejar morir no va en contra de su naturaleza, tan sólo en contra de su entrenamiento.-



Clarissa Pinkola Estés

6 oct. 2009

UNA VIDA POR VIVIR!!!

Durante años me afané en recuperarme de mi codependencia, sintiéndome temerosa de hacia dónde me podría dirigir.
Pero tenía fe en que estaba yendo a algún lugar nuevo.
Luché y trabajé por cambiar mis conductas: sobrepoteger a los demás, el deseo de controlar, y mi baja autoestima.
Observé cómo me conducía en mis relaciones y aprendí a comportarme de manera menos victimada.

Aprendí a identificar que era lo que yo quería. Trabajé sobre la actitud de no aferrarme y luego practiqué el desapego.
Me sumergí en mis sentimientos, especialmente en la ira, mientras nacía emocionalmente. Aprendí a terminar y a iniciar relaciones. Aprendí a divertirme. Me forcé a mí misma a hacer eso. Me llevó años.
He cometido muchos errores, y he aprendido que los errores también están bien.
Aprendí a comunicarme, a reir, a llorar, a pedir ayuda.
Estoy aprendiendo a reaccionar menos, y a actuar más, serenamente confiada en que está bien ser quien soy.
La recuperación de la codependencia ha sido el camino mas emocionante que he seguido.
He aprendido que cuidar de uno mismo no es ser narcisista ni complaciente.

Cuidar de mi misma es una de las cosas que puedo hacer que más me ayudan y a los demás también.
Han mejorado mis relaciones con mi familia, con mis amigos, con otras personas y con Dios.
Actualmente estoy trabajando en la más difícil lección que alguna vez haya tenido que dominar.

Estoy aprendiendo cómo dejar que los demás me amen, y como permitir que sucedan en mi vida “cosas buenas”.

Estoy aprendiendo cómo dejar que Dios me ame. Y estoy aprendiendo a amarme, a verdaderamente amarme, a mi misma.

Tengo unos días difíciles. Pero estoy viviendo mi vida.

Por primera vez en mi existencia, ¡¡¡ tengo una vida por vivir!!!




Más allá de la codependencia - Melody Beattie