24 feb. 2011

LA CODICIA

La codicia es patética porque siempre la acosa y la agota la posibilidad futura;

Jamás presta atención al presente.

Con todo, el aspecto más siniestro de la codicia es su capacidad para adormecer y anular el deseo.

Destruye la inocencia natural del deseo, aniquila sus horizontes y los reemplaza por una posesividad frenética y atrofiada.

Esta codicia envenena la Tierra y empobrece a sus habitantes.

Tener se ha convertido en el enemigo siniestro de ser.

John O' Donohue