3 jun. 2009

EL SERVICIO


El servicio no se limita a los actos heroicos, a los grandes gestos, o las fabulosas donaciones a instituciones públicas.
También sirven los que expresan su amor en las pequeñas cosas.
Una palabra que da ánimo a un corazón desesperado o una sonrisa que trae esperanza en medio del dolor representa tanto servicio como un sacrificio heroico.
Una mirada que borra la amargura del corazón es servicio, aunque no haya intenciones de servicio al hacerlo.
Tomadas por sí solas todas estas cosas parecen cosas pequeñas, pero la vida misma está hecha de muchas cosas pequeñas.
Si se ignoran estas pequeñas cosas, la vida perdería su belleza y se volvería insoportable.

EL BUEN SERVICIO NACE DE UN CORAZON EN PAZ

El mejor modo de amar y servir surge con claridad de los momentos de quietud.
Al detenernos a escuchar nos conectamos unos con otros y así nace la verdadera comunión.
Para poder latir durante toda nuestra vida, el corazón debe descansar en la quietud antes de cada nuevo latido.



Meher Baba