20 dic. 2011

GOTITAS DE AMOR..


Había un incendio en un gran bosque de bambú; el incendio formaba llamaradas impresionantes, de una altura extraordinaria; y una pequeña ave, muy pequeñita, fue al río, mojó sus alas y regresó sobre el gran incendio, y las empezó a agitar para apagarlo; y volvía a ir una y otra vez; y los dioses que la observaban, sorprendidos la mandaron a llamar y le dijeron:

- Oye, por qué estás haciendo eso? Cómo es posible? Cómo crees que con esas gotitas de agua puedas apagar un incendio de tales dimensiones? Date cuenta: No lo vas a lograr.

Y el ave humildemente contestó:

- El bosque me ha dado tanto, le amo tanto, yo nací en él, este bosque me ha enseñado la naturaleza. Este bosque me ha dado todo mi ser. Este bosque es mi origen y mi hogar y me voy a morir lanzando gotitas de amor, aunque no lo pueda apagar.

Los dioses entendieron lo que hacía la pequeña ave y le ayudaron a apagar el incendio.

“Cada gotita de agua apacigua un incendio. Cada acción que con amor y entusiasmo emprendemos, un mejor mañana será su reflejo.

No subestimes las gotas porque millones de ellas forman un océano..

Todo acto que con amor realizamos, regresa a nosotros multiplicado.”


7 dic. 2011

LAS MUJERES

Las mujeres somos creadoras: damos a luz a nuestros pequeños y a los hijos - ideas de nuestros sueños.
Las mujeres somos sanadoras: conocemos los secretos del cuerpo, de la sangre y del espíritu, porque son uno y el mismo.
Las mujeres somos amantes: nos abrazamos con gozo unas a otras, a los hombres, a los niños, a los animales y árboles, escuchando con nuestros corazones sus triunfos y penas.
Las mujeres somos alquimistas: desenterramos las raíces de la violencia, la destrucción y la profanación de lo femenino y transformamos las heridas culturales.
Las mujeres somos protectoras del alma de la tierra: sacamos la oscuridad de su escondite y honramos los reinos invisibles, porque sabemos que durante miles de años ser mujer ha sido/es habitar en esos reinos invisibles.