14 ene. 2011

LA MUJER CEREMONIANTE

Ser mujer es un acto iniciático, un itinerario, no es suficiente acumular años para, a una determinada edad, considerarse mayor.

Hay quienes se mueren sin haber germinado la ancestral semilla de poder que cada mujer trae al nacer.

Entonces, el potencial interior no se libera, la oruga no desarrolla sus alas, el reptar miserablemente entre quejosa y resignada, entre temerosa y estúpida se convierte en una opción de vida.

La mujer precisa volver a ese trabajo sagrado que convierta su vida en suprema ceremonia.


Chamalú