15 may. 2009

LA BUSQUEDA DE LA FELICIDAD


Solo nuestra búsqueda de la felicidad nos impide verla.

Es como un arco iris vívido que uno persigue sin llegar jamás a alcanzarlo, o como un perro que se persigue la cola.
Aunque la paz y la felicidad no existen como una cosa o un lugar real, están siempre disponibles, y te acompañan en este preciso instante.
Esperando asir lo inasible, uno se cansa en vano.
Apenas uno abre y afloja el puño tenso de asir, el espacio infinito está ahí, abierto, invitándote , cómodo.
Aprovecha la amplitud, esa libertad y esa comodidad natural.
No sigas buscando.
No te metas en la jungla enredada buscando el gran elefante iluminado que ya está tranquilamente descansando en casa frente a tu hogar.



Gendun Rinpoche