29 abr. 2008

El Amor: la Emoción más Grande

No hay mayor poder en el Universo que el poder del amor. El sentimiento del amor es la frecuencia más elevada que puedes emitir. Si pudieras envolver todos tus pensamientos con amor, si pudieras amar a todas las personas y cosas de la misma manera, tu vida se transformaría.
De hecho, algunos grandes pensadores del pasado se referían a la ley de la atracción como la ley del amor. Si piensas en ello, entenderás la razón. Si tienes pensamientos desagradables respecto a alguien, experimentarás la manifestación de esos pensamientos desagradables. No puedes perjudicar a otro con tus pensamientos sólo te perjudicas a Ti mismo. Si tienes pensamientos de amor, adivina quién recibe los beneficios, ¡tú! Si en tu estado de ánimo predomina el amor, la ley de la atracción o la ley del amor responderá con toda su fuerza porque te encuentras en la frecuencia más alta posible. Cuanto mayor sea el amor que sientes y emanas, mayor será el poder que estás utilizando.



El Secreto Rhonda Byrne

26 abr. 2008

HOY……. A MIS 59




La madurez....?

Y que es la madurez sino la hora en que se debe hacer un gran balance, algo así como caer en trance para poder evaluar si lo vivido fue fúctil ó mal vivido.

Aún así, nada puedo hacer al respecto, solo seguir mi andar.

Siento que mi vida estuvo llena de yerros, pero también de aciertos.

Esto puedo verlo recién hoy, después de haber recorrido un largo camino, tanto como 59 años, y puedo verlo, puedo sentirlo así, porque cada día que pasa me doy cuenta que este último tramo hacia mi finitud física, es absolutamente tranquilo, relajado, de aceptación total.
Es evidente que esto es el resultado de un trabajo interno intenso, incesante.

Siempre traté de zafar de los rótulos que los demás y yo misma me ponía, reacia a los cambios, negativa.

Hoy me doy cuenta que mi vida fue un constante cambio, de lugares, de personas, de situaciones.

En cuanto a lo negativa, hay acaso una mejor prueba de positividad que iniciar una relación de convivencia a los 56 años?, después de interminables tramos de soledad, de nunca casarme, de no tener hijos, de no tener “mi lugar”.

No tengo ningún bien material, ni me importa tenerlo, no siento en mi corazón , ni odios, ni envidias, ni resentimientos.

Tengo a mi lado al hombre que amo y al que le doy todo, pero sin dejar de ver que mañana puede no estar.

Desde muy chica sentí la necesidad de abocarme al crecimiento personal y espiritual, al dar, al misionar.

Muchas cosas me lo impidieron, mi necesidad de sustentarme, mis propias inhibiciones, pero fundamentalmente la negativa de mamá, aún así, nunca pensé en contrariarla, nunca hice de esto un motivo de reproche , por el contrario, la amé intensamente, le di todo lo que pude darle, la cuidé, le di lo mejor de mí, Lo mismo a papá, a quién por muchos años culpé de mis carencias, de mis fobias, de mis miedos, hasta que pude entender, aceptar, que me dio todo lo que pudo darme.

Aún así, estuve a su lado siempre en su lecho de enfermo y después de muerto pude recién perdonar y perdonarme.

Hoy los llevo en mi corazón y los recuerdo con infinito amor, siempre hablo de ellos y cada día les agradezco haberme dado esta rectitud, esta honestidad, esta persona de bien que soy, no solo a mí, sino también a mis cinco hermanos a quienes adoro, con sus defectos, con sus virtudes, con sus familias, con sus hijos.

Mientras tanto traté de vivir.

Gané, perdí, amé, sufrí, pero seguí, , seguí inclaudicable con esta paciencia infinita de los taurinos, hasta llegar a este presente.

Este presente donde siento que ya nada me altera demasiado, donde mi capacidad de asombro sigue intacta, para el amor, para el dolor, para la alegría, para los designios insondables de la vida.

Este presente donde la sensación del “deber cumplido”, está a toda hora , en todas partes, donde las “asignaturas pendientes” no tienen demasiada cabida

A solo un año de jubilarme, a año y medio de tener que decidir si definitivamente me voy, nos vamos, de esta jungla de cemento a vivir a algún lugar de Córdoba a pacificar el espíritu, a renovar la ternura de mi corazón para poder cumplir, ahora sí, la misión que siento, Dios me ha encomendado.

Iniciar el viaje hacia una vida basada en “el propósito” entrando definitivamente en el reino de la “realidad mágica”

Esa realidad mágica que me hace abrir un libro de los ISHAYAS donde leo:

TU CORAZON HA ESTADO EN UNA BÚSQUEDA CONSTANTE EN POS DE ALGO QUE TRASFORME TU VIDA, CONFIA EN TU CORAZON , ESCUCHA…...

LA BÚSQUEDA HA TERMINADO………………………………………………


Silvia

24 abr. 2008

Mi angel de la guarda


CAHETEL : he recibido de tí, Señor, infinitos dones.

Mis labios expresan con facilidad el mundo que Tú has creado

y mis manos moldean en graciosas formas Tu materia primordial.

Me has permitido triunfar, ¡Oh CAHETEL!:

has situado alrededor de mi una cohorte de aduladores;

has puesto entre Tú y yo vallas, cercos, jardines, tierras, propiedades,

obstáculos que me alejan de tu divina presencia.

Pero me has puesto también, Señor CAHETEL,

el ardor por superarlos.

Permite, Señor, que ese ardor sea lo más fuerte,

lo más intenso que haya en mí,

para que pueda, gracias a él,

saltar las vallas,

burlar los cercos,

arrancarme de la belleza de los jardines y tierras,

vencer las adulaciones, los triunfos, la fama

y correr hacia tu fuente de vida.

Libérame, Señor, de la vanidad,

y yo me liberaré de las servidumbres de la abundancia.






20 abr. 2008

Semillo



Le decían “Semillo”

Su pelo renegrido, lacio, muy corto y con flequillo enmarcaban su carita redonda de ojos negros como uvas , dándole un cierto aire de varón.

Le gustaban los lugares con forma de cueva, le gustaba contemplar la naturaleza, sentarse en la parte de atrás de la casa y observar la rapidez con que el sol se perdía tras el horizonte.

Se quedaba mucho tiempo allí, soñando, soñando quizás con otros lugares, con otra vida, a veces solía tener alguna revista entre sus manos donde miraba a las artistas y deseaba ser linda y famosa como ellas.

También disfrutaba tirarse panza abajo en el lote de alfalfa mordisqueando el cabito de las flores para sentirle el sabor, mientras viajaba, vaya a saber porque lugares desde su mundo de ocho años.

O caminar descalza por los charcos de agua que quedaban después de la lluvia, jugando con sus hermanos y oteando el cielo para ver aparecer el arco iris en todo su esplendor, mientras el olor de las tortas fritas lo inundaba todo.

Le gustaba levantarse temprano y acompañar a su mamá cuando iba a ordeñar y poder tomar el primer vaso de leche espumoso y calentito.

En esos momentos se sentía segura y perdía los miedos.

Miedo a las sombras, a los truenos, a los relámpagos, a los animales muertos, a los perros, miedo, miedo, miedo.

El mismo miedo que sintió aquella fría mañana, tan lejana, tan viva cuando decidió? decidieron? que se fuera a vivir con la “patrona” a la gran ciudad, enorme casa, gentes desconocida, maestra particular.

Esa era la “otra vida”?

O la vida era aquella que contenía la imagen que durante años la acompañó, la llenó de dolor, la paralizó.

La imagen de verse a si misma de rodillas en la parte de atrás del auto, sus ojitos negros llenos de lágrimas, mirando por la luneta como rápidamente se iban desdibujando y desaparecían, su casa, sus hermanos, su papá, su mamá, su vida.




12 abr. 2008

Milagros

Donde hay un gran amor hay siempre milagros.
Los milagros no se apoyan tanto en los rostros, las voces o los poderes curativos que nos llegan de lejos, como en el refinamiento de nuestra percepción, que hace que, por un momento, nuestros Ojos puedan ver y nuestros oídos oír lo que está siempre a nuestro alrededor.
Sí, siempre hay algo a nuestro alrededor.
Tener un propósito en la vida, entrar en nuestro interior, descubrir que el propósito tiene que ver con el amor incondicional y el servir y el contacto con lo que está siempre a nuestro alrededor, altera de manera espectacular nuestra visión del mundo.
Hacer milagros está entonces a la vuelta de la esquina.

7 abr. 2008

La ley de la Atracción..


O el poder del pensamiento.

Todos leemos, vemos cerca nuestro, situaciones, hechos que se dan, a conocidos, amigos.


Para que algo ocurra en nuestras vidas, debemos tenerlo siempre presente en nuestro pensamiento, visualizarlo, trabajarlo enviándole toda nuestra energía.


Una casa como esta, será la que tengamos en Córdoba, cuando nos vayamos a vivir allá.

Hoy quiero publicarla para poder mirarla cada vez que estoy en mi blog, y desde mi deseo profundo, llegar a ver hecho realidad este sueño.

2 abr. 2008

Las Mujeres y la Soledad

La soledad, ese espejo, me exige trabajar el rechazo de mí misma para lograr mi propia reconciliación . Trabajo crítico, cotidiano, interminable.

Si no puedo ser lo que puedo ser, si no acepto ser eso que realmente soy, quedo atrapada en un sueño: el de imaginar que soy lo que deseo, en vez de ser lo que puedo.

Una mujer sola rompe un orden establecido, transgrede pautas ideológicas y valores tradicionales.

En la sociedad en que vivimos, una mujer sola es una mujer castrada. Supuestamente ha fracasado. No ha podido consumar su femineidad.

En la intemperie, expuesta al deterioro de la indefensión, no termina de ser mujer y se ve obligada a ser hombre.

La soledad aparece así como un tiempo y un espacio poblado de fantasmas que amenazan arrastrarla a un destino de dolor y de vacío afectivo.

Las mujeres tendemos a sustentar nuestra identidad en la presunta identidad masculina.

Creemos ser en tanto tenemos un varón al lado. Su presencia nos otorga identidad.

No enajenamos así del proceso de creación de nosotras mismas.

Al igual que nosotras, el varón tiende a sustentar su identidad en la presunta identidad femenina.

En definitiva, la prueba supuesta de que uno existe sobreviene cuando se tiene otro al lado.

Solamente puedo ser junto a otro que ratifica con su presencia mi existencia.





De Liliana Mizrahi – La mujer transgresora

1 abr. 2008

SERE EL SILENCIO DEL TRUENO

(dedicado a los victimarios)

la gente parlotea a mi alrededor
y me aturden sus cobardes silencios
soy fuerte
con sus malos augurios
me alientan a seguir
a pelear
a dar guerra

que han hecho
en sus insípidas vidas?

al mas mínimo parpadeo
me acusan de estar durmiendo
cuando en realidad
es apenas un pequeño recreo
de mis ojos mirones

quiero estar lejos y esa mano
que invisible me aleja
me ata me retiene
me pide que la salve y me ahuyenta
porque en el fondo me teme

siento que le hago
lo que ella me hace
me deja y sufro
me siento abandonada
la atención que requiere
a mí me la ha quitado

quién persigue ?
quién huye ?

para ser solidaria
debo enfrentar a todos
para conseguir justicia
debo acusar al juez
para sentir compañía
tengo que estar con extraños
para cruzar un río
debo talar un árbol
para dormir tranquila
debo abrir bien los ojos
para subir la montaña
debo bajar el mundo

los hipócritas gozan
porque toman ginseng

al amor no lo siento
y en las gélidas noches
cuando llueve finito
animales con nombres
calientan sin pedirlo
mi cuerpo que se abriga
con sus tibios pelitos

lloro todo
me río

lucho por lo difícil
consigo lo imposible
voy a no sé donde
canto a los cuatro vientos
me retuerzo de bronca
me revuelvo de asco
me asaltan los instintos
y aunque no debo hacerlo :
lo hago

camino dando vueltas
andando a contramano
sin embargo ¿ves? avanzo

marco mi territorio
y un yuyito maldito
desdibuja el camino
de repente lo miro
lo comprendo
lo quiero porque es mío

y descubro que es bello
y las flores son fatuas
como las tetas hechas

tiempo
no me causas arrugas
rejuvenezco a tu paso
me cago en tus agujas
no me sirven : lo siento

(tiempo no te veo
pero sé que apareces
discreto en mis almohadas)
en el brevísimo instante
en que paro la cabeza
y espiás mi conciencia

te parecés a mi sombra
que me sigue cruelmente
pegada a mis talones
(cree que no la veo)

cómo no darme cuenta
si mi sombra soy yo ?

cuando voy otros vienen
y cuando vuelvo me agito
quiero alcanzarlos un día
vomitar sus cerebros
gelatinas macizas
de mentiras y frío

entonces porqué los sigo ?
si me hieren y lloro
y no encuentro sus almas ?

me escapé de la cárcel
y nadie se dio cuenta

si creen que me dañan pregunto :
porqué arrastran miserables
sus dolidas rodillas
por los negros pasillos
de grandes catedrales ?

porqué buscan justicia
acudiendo al injusto ?

porqué cobardemente
se amparan en las salas
de sucios tribunales
y falseando verdades
inventan realidades?
y le temen a la víctima ?
y se convierten en cómplices ?

porqué desean vivir
si en vida ya están muertos ?

apareceré algún día
a sus ojos llorosos
y desde el fondo profundo
de una alegre caverna
se escuchará mi grito
murmurado en silencio
del silencio soy trueno
de mi silencio : sus miedos


DE MI AMIGA ALQUIMIA