24 jun. 2011

EL GRANO DE MOSTAZA

La vida espiritual no es una tarea que estamos obligados a realizar, sino un camino interior que debiera transformarnos siempre.

La transformación interior se desarrolla en forma de espiral.

No es un camino de mano única, por el que podemos continuar avanzando, sino que es un sendero en forma de espiral, que parece regresar siempre al punto de partida, para volver a reiniciarse con nueva fuerza.

Hay algunas parábolas que describen este proceso de transformación interior.

Como la del grano de mostaza que crece lentamente para transformarse en un arbusto.

Por largo tiempo nada notamos sobre su transformación.

Pero de pronto a los ojos de los demás nos hemos convertido en un árbol, en el que ellos pueden apoyarse, y bajo cuya sombra experimentan seguridad y reposo.


Cuando decidí poner en mi volante esa frase "Venir a un árbol que da buena sombra" no me imaginaba que tiempo después me encontraría con esto.

Quise compartirlo con ustedes

Silvia