31 jul. 2008

ARRIESGARSE


Reír es correr el riesgo de parecer tonto.

Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.

Acercarse a otro ser es arriesgarse a comprometerse.

Mostrar emoción es arriesgar que se te conozca.

Someter a la gente tus ideas y sueños, es ponerlos en riesgo.

Amar es correr el riesgo de no ser correspondido.

Vivir es arriesgarse a morir.

En toda esperanza hay el riesgo del desespero.

En todo intento, el riesgo de fracasar.

Pero los riesgos se han de tomar,

porque el mayor peligro en esta vida

es no arriesgar nada.

Porque el que nada arriesga,

nada hace...nada tiene...nada es.

Tal vez pueda ahorrar el sufrimiento y dolor,

pero a fin de cuentas, no puede aprender,

ni sentir, ni cambiar, ni crecer, ni amar, ni vivir.

Encadenado por las certidumbres será un esclavo,

sacrificará el ser libre.


Sólo arriesgando se consagra la libertad.

27 jul. 2008

PORQUE NO DECIMOS…..


Por qué no decimos ¡te quiero!
Una y mil veces al día.

Por qué no comprendemos
Que nos sorprenderá la muerte
Sin darnos tiempo de decir ¡te quiero!

Por qué no agradecemos
La vida compartida,
La soledad que se termina

Por qué no decimos ¡te quiero!
Una y mil veces al día.

Por qué no cultivamos
Las caricias, la ternura
Las alegrías y la felicidad

Por qué no decimos ¡te quiero!
Y calmamos el llanto, alegramos la tristeza
Y consolamos el olvido.

Por qué no decimos ¡te quiero!
Por qué no decimos gracias
Una y mil veces al día
Antes de callar y morir

25 jul. 2008

PARA TODOS LOS ABUELOS




No los conocí, aunque me hubiese gustado tanto.



Les dejo este homenaje a ellos y a todos los abuelos en su día (a pedido de Luna)






Como tejas viejas
Que aquella casa abriga
Con tantas historias que contar
Y a tantas cosas se obliga Como sueños al volar
Al son de una melodía
Las tejas envejecen
Sin dejar de abrigar.
Y si mudan de colores como jardín de otoño
Y si marchitan las flores ¡No dejan de ser jardín
Ni de historias, sin amores.
Quien no olvide, aquel jardín de lindas flores, en primavera
Es como el tiempo que pasó aquel que el viejo cuenta y llora en casa donde el recuerdo mora una linda historia sin fin que la bendición de Dios implora.
Para mí, cuando niño
Querido viejo era mi abuelo.
Mas tarde mi papá también mudó
El abuelo dejo de contar historias que luego mi papá, contó ahora a mis nietos, cuento yo
Aquella que me enseñó
Como la canción del destino
Que el abuelo contó.
Cabellos blancos, es recuerdo
Un sin fin de vida
Es el abrigo de un tesoro
De memoria y sabiduría
Es una expresión de vanidad
De un cuento de nostalgia
Por la mocedad perdida
Cabellos blancos de mi abuelo
Cabellos blancos de mi papá
Cabellos blancos, también yo
Son el símbolo de pureza
En ley de naturaleza
Volteados hacia el cielo
Mirando a Dios y su Grandeza.




Anonimo

21 jul. 2008

EL RITMO DE EROS



Para desarrollar una relación satisfactoria con el amante interior debemos, literalmente, aminorar el paso. Cuantas veces corremos por la vida, impulsados por una meta u otra sin detenernos a oler las rosas ?
Nadine Stair, a los 85 años escribió unas reflexiones que expresan de una manera elocuente y sencilla la importancia del momento:
“Si viviera mi vida de nuevo me gustaría cometer más errores la próxima vez. Estaría más relajada. Soltaría un poco las riendas. Sería más tonta de lo que he sido en este viaje, me tomaría menos cosas en serio y me arriesgaría más… Tendría más problemas reales, pero menos imaginarios.
Verás, he sido una de esas personas que han vivido de manera sensata y saludable, hora tras hora, día tras día. Sí, he tenido mis momentos y, si pudiera vivirlo todo de nuevo, tendría muchos más. De hecho, intentaría no hacer otra cosa…. Solo momentos, uno tras otro…, en vez de vivir tantos años por delante del presente.
Si pudiera vivir mi vida de nuevo, la comenzaría descalza en la primavera y seguiría así hasta la caída del otoño. Iría a más bailes. Me daría más vueltas en el tiovivo. Tomaría más rosas”.
Nadine Stair está realmente hablando de un amante interior relegado.
Cuando apreciamos la belleza y la magia del momento, tenemos acceso al amante interior que por suerte, siempre está disponible, en estado latente, pero listo para convertir lo que sólo es potencial en realidad. El amante emerge siempre que transportamos los sentidos y la conciencia al momento presente, un acto que establece nuestra relación sentimental con la naturaleza y la vida.
En contraste, la preocupación por las metas y los resultados fuerzan al amante interior a sumergirse en el mundo subterráneo. Las preocupaciones y el parloteo mental crean tanto ruido e interferencias que es imposible oírle. De igual manera, cuando la mente está repleta de estrategias y el cuerpo lleno de defensas, no podemos sentir o percibir su danza.
El artista entra a menudo en contacto con su amante interior. De hecho, la creatividad es el manantial del que emana el amante; aunque, por desgracia, muchos de nosotros pensamos que no somos creativos.
La verdad es que aun cuando no tengamos el talento, las pretenciones o el deseo de llegar a ser artistas profesionales, todos llevamos dentro el potencial de vivir la vida como una experiencia creativa y artística, pues la vida misma puede ser una forma de arte.
Si concebimos la vida como una expresión artística, nuestra conciencia cambia y nuestra percepción sensorial se agudiza. Andar por la habitación, poner un plato en la mesa, hablar con un amigo, llorar, hacer el amor … se convierten en actos de gran placer sensorial – y estético. Un paseo por el vecindario puede abrir nuestros ojos a la fascinante paleta de colores, al estudio de formas y diseño. Al hechizo del reino animal y vegetal. Si uno permanece silencioso un instante, la orquesta de grillos servirá de música de fondo en la calurosa velada. Cuando encontramos una pluma, nos maravillaremos de su suavidad y, mientras acaricia nuestra piel, agradeceremos a su propietario el obsequio.
Si vivimos la vida así, gozaremos de una aventura amorosa con ella. Eros habrá sido develado. En ese estado de despertar se vuelve evidente lo que es importante, el sentido del humor mejora, hacemos menos de jueces y nos volvemos más indagadores.
Estaremos vivos, despiertos y preparados para el milagro del momento


19 jul. 2008

FELIZ DIA DEL AMIGO!!!



Como mañana es el día del amigo, quiero saludarlos a todos, a los más cercanos lo hice más personalizados, a mi amiga Mónica de Australia, a Mariano de Italia, aunque no sé si llegaran a leer esto, a todos los que conocí en la web, cosa inpensada por mí hasta hace poco. A todos los abrazo desde el corazón, y les dejo este regalo.
Felíz día!!








Creo en ti amigo:
Si tu sonrisa es como un rayo de luz
Que alegra mi existencia.

Creo en ti amigo:
Si tus ojos brillan de alegría al encontrarnos.

Creo en ti amigo:
Si compartes mis lágrimas y
Sabes llorar con los que lloran.

Creo en ti amigo:
Si tu mano está abierta para dar y
Tu voluntad es generosa para ayudar.

Creo en ti amigo:
Si tus palabras son sinceras y
Expresan lo que siente tu corazón.

Creo en ti amigo:
Si sabes comprender bondadosamente mis debilidades y
Me defiendes cuando me calumnian.

Creo en ti amigo:
Si tienes valor para corregirme amablemente.

Creo en ti amigo:
Si sabes orar por mí,
Y brindarme buen ejemplo.


Creo en ti amigo:
Si no te avergüenzas de ser mi amigo
En las horas tristes y amargas.


Creo en ti amigo:
Si tu amistad me lleva a amar más a Dios
Y a tratar mejor a los demás.




16 jul. 2008

UNA REFLEXION


Hablábamos días pasados con mi amiga María Eva del Blog Pequeños besos de Luna del tema de la aceptación (Vivir en el aquí y ahora es la aceptación).
Yo creo que podemos aceptar cada una de las circunstancias que van ocurriendo en nuestras vidas, no desde el lado de sentir que nos resignamos mansamente a lo que viene, sino desde la convicción total y absoluta de que eso que nos está ocurriendo proviene de una Ley Superior.
Cuando empezamos a reconocer que el dolor sirve a nuestra evolución (también decía Eva eso), cuando aprendemos a aceptar que las relaciones humanas significativas se deben a cualquier cosa menos al azar, que cuando nos encontramos y establecemos lazos mutuos, no es sin una causa asignable.
Aún cuando esta causa no sea reconocida y comprendida, allí está, operando como la equilibrante Ley del Karma.
Próxima a cumplir los sesenta años, no soy, ni me siento más sabia, más inteligente, ni más valiosa que nadie, solo que cuando uno llega a esta edad (también hay excepciones) puede darse el “lujo” de mirar hacia atrás y ver el camino recorrido y como lo recorrió, yo me siento satisfecha con él, porque puedo ver que he crecido, a pesar de los dolores, de las frustraciones, de las carencias, si alguien me hubiera dicho que todo eso era necesario, pues tenía mucho que saber y ésa era la manera más eficaz de aprenderlo…bueno no creo que lo hubiera escuchado agradecida, hubiera pensado,
¡No hay nada que valga tanto la pena para pasar por todo esto!.
Pero el alma no nos da alternativa, sabe lo que tenemos que experimentar, sabe también que, en último término, aunque pueda demandarnos muchas vidas, el valor de las lecciones que hemos aprendido y la conciencia alcanzada sobrepasará ampliamente los sufrimientos soportados. Además, el sufrimiento se esfuma de la memoria, como los dolores de parto una vez nacido el bebé: de lo contrario, sus efectos duraderos se pueden elaborar más adelante, mediante ciclos de curación.
La curación solo llega a través de la compasión y el perdón.
Compasión es el movimiento del alma que nos hace sensible al mal que padece el otro, comprender el sufrimiento de los demás y darles una solución, mejora nuestro dolor.
Y básicamente el perdón, el perdón cura, pero perdonar de verdad requiere comprender de verdad, debemos ser capaces de mirar con claridad toda la escena, no retroceder ante ninguna parte, no negar nada, aceptarlo todo. En cierto sentido, esto significa que debemos convertirnos en expertos con respecto a lo que es preciso perdonar, para ver todos los aspectos, no sólo el propio.
Si pedimos humilde y seriamente perdón, avanzamos hacia la curación de nuestras heridas y a nuestra propia iluminación.

Un sabio refrán antiguo nos aconseja:

Cuando te enfrentes a un enemigo
Alábalo,
Bendícelo,
Déjalo ir.

11 jul. 2008

EL JUICIO


En una aldea había un anciano muy pobre, pero hasta los reyes lo envidiaban porque poseía un hermoso caballo blanco. 

Los reyes le ofrecieron cantidades fabulosas por el caballo pero el hombre decía:"Para mí, él no es un caballo, es una persona. ¿Y cómo se puede vender a una persona, a un amigo?". Era un hombre pobre pero nunca vendió su caballo. 

Una mañana descubrió que el caballo ya no estaba en el establo. Todo el pueblo se reunió diciendo:"Viejo estúpido. Sabíamos que algún día le robarían su caballo. Hubiera sido mejor que lo vendieras.¡Qué desgracia!". -
"No vayáis tan lejos"-dijo el viejo-"Simplemente decid que el caballo no estaba en el establo. Este es el hecho, todo lo demás es vuestro juicio. Si es una desgracia o una suerte, yo no lo sé, porque esto apenas es un fragmento.¿Quién sabe lo que va a suceder mañana?". 

La gente se rió del viejo. Ellos siempre habían sabido que estaba un poco loco. Pero después de 15 días, una noche el caballo regresó. No había sido robado, se había escapado. Y no solo eso sino que trajo consigo una docena de caballos salvajes. 

De nuevo se reunió la gente diciendo: "Tenías razón, viejo. No fue una desgracia sino una verdadera suerte." -
"De nuevo estáis yendo demasiado lejos"-dijo el viejo-Decid solo que el caballo ha vuelto... ¿quien sabe si es una suerte o no? Es sólo un fragmento. Estáis leyendo apenas una palabra en una oración. ¿Cómo podéis juzgar el libro entero?". 

Esta vez la gente no pudo decir mucho más, pero por dentro sabían que estaba equivocado. Habían llegado doce caballos hermosos..... 

El viejo tenía un hijo que comenzó a entrenar a los caballos. Una semana más tarde se cayó de un caballo y se rompió las dos piernas. La gente volvió a reunirse y a juzgar: "De nuevo tuviste razón-dijeron-. Era una desgracia. Tu único hijo ha perdido el uso de sus piernas y a tu edad el era tu único sostén. Ahora estás más pobre que nunca. 

-"Estáis obsesionados con juzgar"-dijo el viejo."No vayáis tan lejos, sólo decid que mi hijo se ha roto las dos piernas. Nadie sabe si es una desgracia o una fortuna. La vida viene en fragmentos y nunca se nos da más que esto. 

Sucedió que pocas semanas después el país entró en guerra y todos los jóvenes del pueblo eran llevados por la fuerza al ejército. Sólo se salvó el hijo del viejo porque estaba lisiado. El pueblo entero lloraba y se quejaba porque era una guerra perdida de antemano y sabían que la mayoría de los jóvenes no volverían. -"Tenías razón viejo era una fortuna. Aunque tullido, tu hijo aún está contigo. Los nuestros se han ido para siempre". 

-"Seguís juzgando- dijo el viejo. Nadie sabe. Sólo decid que vuestros hijos han sido obligados a unirse al ejército y que mi hijo no ha sido obligado. Solo Dios sabe si es una desgracia o una suerte que así suceda".

No juzgues o jamás serás uno con el todo. Te quedarás obsesionado con fragmentos, sacarás conclusiones de pequeñas cosas. Una vez que juzgas, has dejado de crecer. 



7 jul. 2008

¿QUE ES EL AMOR?


Hay un proverbio chino que dice, “Cuando el ojo no está bloqueado, el resultado es la visión. Cuando la mente no está bloqueada, el resultado es la sabiduría. Cuando el Espíritu no esta bloqueado el resultado es el Amor”.

Nos equivocamos cuando pensamos que el amor es una emoción.
El amor “NO” es una emoción que empieza en nosotros mismos y termina en la respuesta positiva del otro.
El Amor es una Verdad, es una Energía Divina que empieza en Dios y no tiene fin

Cuando nos amamos… POR LO QUE REALMENTE SOMOS… automáticamente elevamos nuestra conciencia espiritual y por consiguiente nuestra estima personal, al amarnos somos innatamente amorosos, amables, generosos, respetuosos, etc… todas las virtudes que derivan del espíritu del amor.
Pero, si no nos identificamos a nosotros mismos, si no nos conocemos, ni nos descubrimos, dejaremos que el mundo lo haga por nosotros, (la sociedad) nos dará una falsa identidad, y así será como perderemos nuestro “autentico poder”

Esta decisión empieza cuando aceptamos la realidad en nuestra vida, la responsabilidad de nuestros actos y de las palabras que salen de nuestra boca.

Las palabras son energía. Una palabra pasa a existir a través de su vibración.

Los sonidos que pronunciamos en nuestro lenguaje programa su realidad.

3 jul. 2008

ATRAPANDO SUEÑOS


Hace mucho tiempo cuando el mundo era aún joven, un viejo líder espiritual lakota estaba en una montaña alta y tuvo una visión. En esta visión, Iktomi -el gran maestro bromista de la sabiduría- se le aparecía en forma de una araña. Iktomi hablaba con él en un lenguaje secreto, que sólo los líderes espirituales de los lakotas sabían entender. Mientras le hablaba, Iktomi -la araña- tomó un trozo de rama del sauce más viejo. Le dio forma redonda y con plumas, pelo de caballo, cuentas y adornos empezó a tejer una telaraña. Hablaron de los círculos de la vida, de cómo empezamos la existencia como bebés y crecemos a la niñez y después a la edad adulta, para llegar finalmente a la vejez, cuando debemos volver a cuidar de los bebés, completando así el círculo.
Pero Iktomi dijo -mientras continuaba tejiendo su red- "en todo momento de la vida hay muchas fuerzas, algunas buenas otras malas. Si te encuentras en las buenas, ellas te guiarán en la dirección correcta. Pero si escuchas a las fuerzas malas, ellas te lastimarán y te guiarán en la dirección equivocada". Y continuó: Hay muchas fuerzas y diferentes direcciones y pueden interferir con la armonía de la naturaleza. También con el gran espíritu y sus maravillosas enseñanzas."Mientras la araña hablaba continuaba entretejiendo su telaraña, empezando de afuera y trabajando hacia el centro. Cuando Iktomi terminó de hablar, le dio al anciano Lakota la red y le dijo: "Mira la telaraña es un círculo perfecto, pero en el centro hay un agujero, úsala para ayudarte a ti mismo y a tu gente, para alcanzar tus metas y hacer buen uso de las ideas de la gente, sus sueños y sus visiones. Si crees en el Gran Espíritu, la telaraña retendrá tus buenas ideas que descenderán por las plumas hasta ti y las malas desaparecerán al amanecer por el agujero".

El anciano Lakota, le pasó su visión a su gente y ahora los indios usan el atrapasueños como la red de su vida. Se cuelgan encima de las camas, en su casa para escudriñar sus sueños y visiones.

Lo bueno de los sueños queda capturado en la telaraña de la vida y vive con ellos. Lo malo escapa a través del agujero del centro y no será nunca más parte de ellos.