25 abr. 2013

COMO UNA NOVIA....


Así me sentía…

Es  que me iba a casar con  ÉL…. Por  siempre  y más.

Esta ceremonia  sagrada tenía el alto costo de dejar atrás mi humilde y hermosa infancia de campo, comenzando el primer viaje de  mi  vida nómada, buscando, siempre buscando.

Nunca jamás volví a sentir esa emoción, ese estado de plenitud, plenamente conciente de encontrarme en  estado de gracia.
Faltaban apenas cuatro meses para cumplir nueve años.

A los quince, mi deseo era ingresar en un noviciado,  pero dijo: “No es ahí donde te necesito”.

A horas de cumplir mis 64, (mi astróloga dice  que los cumplo hoy,  21:14 hs),  parto por cuatro días  a un retiro de silencio en el Monasterio Benedictino de los Toldos, a  meditar con  Luna llena, a un re - encuentro conmigo misma, con la magia de mi vida que quedó un poco enganchada en un recodo del camino,  y   a charlar con el Señor Jesús, mi Amado.

He dejado de buscar.  Solo se trata de una experiencia espiritual, un dejar fluir, un paso  más  en mi preparación interna, previo a  mi ida definitiva a Córdoba.

Amo el silencio, la introspección, la contemplación, la observación, la sencillez, la humildad, las cosas simples de la vida, la austeridad…. como dice una amiga entrañable:
“Nunca  me sentí cómoda en una  sociedad tan consumista y vacía de espíritu…”

Aunque de ninguna manera esto implica  dejar de soñar, amar, reír,  llorar, bailar, ser feliz  o sufrir….

Nos vemos a mi vuelta  amigos…Los abrazo en el Alma Gracias!!!!!.♥♥♥♥