30 abr. 2009

NO TE DETENGAS




Quería hacerme este regalo, y compartirlo con ustedes...




Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años...


Pero lo importante no cambia;


tu fuerza y tu convicción no tienen edad.


Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.


Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.


Detrás de cada logro, hay otro desafío.


Mientras estés viva, siéntete viva.


Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.


No vivas de fotos amarillas...


Sigue aunque todos esperen que abandones.


No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.


Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.


Cuando por los años no puedas correr, trota.


Cuando no puedas trotar, camina.


Cuando no puedas caminar, usa el bastón.¡


Pero nunca te detengas!!




Madre Teresa de Calcuta

26 abr. 2009

LOS INVITO A MI CUMPLEAÑOS


HOY CUMPLO SESENTA!!!

Sí!!! esta soy yo.

Claro, aquí solo tenía nueve años.

Hace muy poco tiempo me encontré con esta foto, y cuando la ví, me impactó hondamente la sonrisa, la paz que trasunta la mirada.

Desde ese entonces, siempre viví con la creencia de que yo no debía parecer una niña felíz

Había dejado mi casa familiar del campo, padres, cinco hermanos, escuela, juegos compartidos, y me había venido a vivir aquí a Buenos Aires, según mamá por voluntad propia, ojitos desorbitados por la inmensidad de la ciudad, sorpresa por cosas materiales que no tenía ni idea que existían, mucho dolor y lágrimas por las noches, por no atreverme a decir que me quería volver.

Hoy, al cumplir sesenta años, oh Dios!!!, cuantas cosas he vivido, dolores, alegrías, desencantos, pero el saldo es totalmente favorable, infinidad de cosas positivas, valiosas, gente que me ama y a quienes amo, salud, una vitalidad enorme, transitando un camino espiritual cada día más profundo, - hoy decía, -recién hoy, descubro que esa paz en la mirada de esa niña que soy yo, esa sonrisa, esa candidez, es porque se había producido mi iniciación, mi iniciación espiritual, que todos la tenemos, quizás algunos no la relacionen con algún hecho determinante de sus vidas, pero a todos les sucede.

Para mi fue en la primera comunión, al poco tiempo de llegar aquí, empezé a estudiar catecismo y un 8 de Diciembre, Día de la Virgen María, recibía por primera vez a Jesús.

Ese día, quedó grabado a fuego en mi mente, en mi corazón, en mi cuerpo, parecía una novia, y aunque nunca me casé, seguro las novias deben sentir la misma emoción, la misma entrega que sentí yo…. me casaba con Dios…. para siempre.

Desde ese momento y hasta el día de hoy, siento y sentí que tenía una misión en la vida, un deseo intenso de dar, de misionar, acompañar, dar mi mano, mi aliento, mi apoyo a quien lo necesite.

Por circunstancias que no viene al caso mencionar ahora, eso nunca fue posible, siempre tuve que darle prioridad al sostenerme emocionalmente, psicológicamente, materialmente.

Muchos de ustedes saben que mi sueño es irme, una vez jubilada, a vivir a algún lugar tranquilo.

A esta altura ya no importa demasiado a que lugar, solo que tenga casas bajas, cielo estrellado, mucha naturaleza, lejos de esta jungla de cemento que me agobia, a cumplir con ese deseo que viene desde niña, sintiendo que ahora sí estoy preparada, que este es el momento, que vuelvo a tener esa sonrisa transparente, esa paz en la mirada.

Pobrísima en dinero, riquísima en amor, paz y tranquilidad, para mí y para darlo a los otros.

Esto seguramente no va a ser mucho más allá de fin de año.

Ya se irán enterando, porque tenerlos ahí, es muy importante para mí.

Dejo todo en manos de Dios.

El sabe lo que hace

Que así sea

Los quiero

Silvia




19 abr. 2009

NO TE QUEJES


No te quejes nunca de ser lo que eres.
Piensa que dispones de un patrimonio enorme: tu propia vida.
Piensa que si quieres hacer de ella algo bueno… puedes hacerlo.
Es cierto que a veces hay circunstancias adversas.
Es cierto que muchos problemas conspiran contra ese deseo de ser más, de ser mejores.
Es cierto que a veces nos falta dinero, que a veces nos falta tiempo, que a veces nos falta salud, que a veces nos falta amor.
Pero también es cierto que siempre tenemos la posibilidad de dar algo de nosotros mismos.
¿Dar qué?
Es muy simple.
A veces basta con dar una palabra, con dar una sonrisa.
Basta con saludar cordialmente al vecino, con reprimir un ataque de mal humor, con suavizar una aspereza.

Los seres humanos tenemos ese precioso don: darnos.
El verdadero sentido de la caridad está en esa entrega tácita y cotidiana, en ese sentirnos parte de una humanidad plena, en ese saber que no podemos vivir egoístamente, aislados unos de otros.

Por eso … no te quejes de ser lo que eres.
Eres mucho .
Eres tu cuerpo y tu alma.
Eres esa capacidad de entrega por la cual puedes comprender y hacerte comprender.
Eres tu mismo…pero también eres los demás, desde que sin ellos no vales nada.
Y quejarte de lo que eres.. es quejarte de la vida, de los sentimientos, de la convivencia, de la humanidad entera.
Nadie tiene derecho a ello.

No te quejes, entonces.
Trata de vivir dándote.
Y verás que la generosidad, la belleza y el amor están en todas partes.

12 abr. 2009

LOS CAMINOS DEL CORAZON


El develarse del ser humano es artero y misterioso

Podemos desear que el camino de la iluminación sea ordenado y predecible, pero los caminos del corazón son un paisaje que puede descubrirse solo en el viaje.

No podemos capturar la libertad y ubicarla en el tiempo.

Para el espíritu maduro, LA LIBERTAD ES EL VIAJE MISMO.

Es como un laberinto, un círculo, una flor que se abre pétalo a pétalo, o un espiral que se acentúa, una danza alrededor de un punto fijo del centro de todas las cosas.

Siempre hay círculos cambiantes, subidas y bajadas, aperturas y cierres, despertares al amor y a la libertad, seguidos a menudo por nuevos y sutiles apegos.

En el curso de esta gran espiral, volvemos una y otra vez a donde empezamos, si bien cada vez con un corazón más pleno y más abierto.



J. Kornfield

6 abr. 2009

LA MARIPOSA AZUL


Había un viudo que vivía con sus dos hijas curiosas e inteligentes. Las niñas siempre hacían muchas preguntas. A algunas de ellas, él sabía responder, a otras no..
Como pretendía ofrecerles la mejor educación, mandó las niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de una colina.
El sabio siempre respondía a todas las preguntas sin ni siquiera dudar.
Impacientes con el sabio, las niñas decidieron inventar una pregunta que él no sabría responder.
Entonces, una de ellas apareció con una linda mariposa azul que usaría para engañar al sabio.

“¿Qué vas a hacer?” –preguntó la hermana.

“Voy a esconder la mariposa en mis manos y preguntarle al sabio si está viva o muerta”

“Si él dijese que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que está viva, la apretaré y la aplastaré.

Y así, cualquiera que sea su respuesta, ¡será una respuesta equivocada!”

Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio, que estaba meditando.

- “Tengo aquí una mariposa azul. Dígame, sabio, ¿está viva o muerta?”

Muy calmadamente el sabio sonrió y respondió:

“Depende de ti... Ella está en tus manos.”