26 abr. 2008

HOY……. A MIS 59




La madurez....?

Y que es la madurez sino la hora en que se debe hacer un gran balance, algo así como caer en trance para poder evaluar si lo vivido fue fúctil ó mal vivido.

Aún así, nada puedo hacer al respecto, solo seguir mi andar.

Siento que mi vida estuvo llena de yerros, pero también de aciertos.

Esto puedo verlo recién hoy, después de haber recorrido un largo camino, tanto como 59 años, y puedo verlo, puedo sentirlo así, porque cada día que pasa me doy cuenta que este último tramo hacia mi finitud física, es absolutamente tranquilo, relajado, de aceptación total.
Es evidente que esto es el resultado de un trabajo interno intenso, incesante.

Siempre traté de zafar de los rótulos que los demás y yo misma me ponía, reacia a los cambios, negativa.

Hoy me doy cuenta que mi vida fue un constante cambio, de lugares, de personas, de situaciones.

En cuanto a lo negativa, hay acaso una mejor prueba de positividad que iniciar una relación de convivencia a los 56 años?, después de interminables tramos de soledad, de nunca casarme, de no tener hijos, de no tener “mi lugar”.

No tengo ningún bien material, ni me importa tenerlo, no siento en mi corazón , ni odios, ni envidias, ni resentimientos.

Tengo a mi lado al hombre que amo y al que le doy todo, pero sin dejar de ver que mañana puede no estar.

Desde muy chica sentí la necesidad de abocarme al crecimiento personal y espiritual, al dar, al misionar.

Muchas cosas me lo impidieron, mi necesidad de sustentarme, mis propias inhibiciones, pero fundamentalmente la negativa de mamá, aún así, nunca pensé en contrariarla, nunca hice de esto un motivo de reproche , por el contrario, la amé intensamente, le di todo lo que pude darle, la cuidé, le di lo mejor de mí, Lo mismo a papá, a quién por muchos años culpé de mis carencias, de mis fobias, de mis miedos, hasta que pude entender, aceptar, que me dio todo lo que pudo darme.

Aún así, estuve a su lado siempre en su lecho de enfermo y después de muerto pude recién perdonar y perdonarme.

Hoy los llevo en mi corazón y los recuerdo con infinito amor, siempre hablo de ellos y cada día les agradezco haberme dado esta rectitud, esta honestidad, esta persona de bien que soy, no solo a mí, sino también a mis cinco hermanos a quienes adoro, con sus defectos, con sus virtudes, con sus familias, con sus hijos.

Mientras tanto traté de vivir.

Gané, perdí, amé, sufrí, pero seguí, , seguí inclaudicable con esta paciencia infinita de los taurinos, hasta llegar a este presente.

Este presente donde siento que ya nada me altera demasiado, donde mi capacidad de asombro sigue intacta, para el amor, para el dolor, para la alegría, para los designios insondables de la vida.

Este presente donde la sensación del “deber cumplido”, está a toda hora , en todas partes, donde las “asignaturas pendientes” no tienen demasiada cabida

A solo un año de jubilarme, a año y medio de tener que decidir si definitivamente me voy, nos vamos, de esta jungla de cemento a vivir a algún lugar de Córdoba a pacificar el espíritu, a renovar la ternura de mi corazón para poder cumplir, ahora sí, la misión que siento, Dios me ha encomendado.

Iniciar el viaje hacia una vida basada en “el propósito” entrando definitivamente en el reino de la “realidad mágica”

Esa realidad mágica que me hace abrir un libro de los ISHAYAS donde leo:

TU CORAZON HA ESTADO EN UNA BÚSQUEDA CONSTANTE EN POS DE ALGO QUE TRASFORME TU VIDA, CONFIA EN TU CORAZON , ESCUCHA…...

LA BÚSQUEDA HA TERMINADO………………………………………………


Silvia