13 oct. 2009

LOBAS


La diferencia de vivir desde el alma y vivir sólo del ego radica en tres cosas: la habilidad de percibir y aprender nuevas maneras, la tenacidad de atravesar senderos turbulentos y la paciencia de aprender el amor profundo con el tiempo.
Sería un error pensar que se necesita ser un héroe endurecido para lograrlo.
No es así. Se necesita un corazón que esté dispuesto a morir y nacer y morir y nacer una y otra vez

Si permanecemos sólo como sobrevivientes sin avanzar hacia el florecimiento, nos limitamos y cortamos la energía hacia nosotros y nuestro poder en el mundo a menos de la mitad.
Uno puede sentirse tan orgulloso de ser sobreviviente que se convierte en un peligro para cualquier desarrollo creativo posterior.
A veces las personas temen avanzar más allá del status de sobreviviente, por ser exactamente eso --- un status, una marca de distinción.


Se nos ha enseñado que a la muerte siempre le sigue más muerte.
Simplemente no es así.
La muerte siempre está en proceso de incubar nueva vida, aún cuando nuestra existencia haya sido cortada hasta los huesos.

La mejor tierra para sembrar y hacer crecer algo nuevo otra vez, está en el fondo.
En ese sentido, tocar fondo, aunque extremadamente doloroso, es también el terreno de siembra.

Para la mayoría de la mujeres, dejar morir no va en contra de su naturaleza, tan sólo en contra de su entrenamiento.-



Clarissa Pinkola Estés