24 jun. 2009

ANTES Y DESPUES


Antes de despertar, nuestra alegría radica en usar las cosas de esta tierra; después de la gracia del despertar , nuestra alegría es servir a las cosas de esta tierra.

Con el crecimiento de la sabiduría nuestra vida se vuelve cada vez más un acto creativo, un acto de servicio.

La belleza de tal comprensión es que no excluye a nadie.
Todas las personas deben ofrecer su don especial, y cada acto sirve a los dioses.

La música sagrada, la danza, la pintura, la canción, el cuento, el trance místico y la oración se mezclan con el cocinar una comida, cultivar la tierra, conducir un auto.

Todo se considera activamente valioso, todo ser está conectado con los dioses.

Cada uno de nosotros tiene un don para la tierra; nos ofrecemos a la red de la vida todo el tiempo.

Con frecuencia no honramos las semillas de nuestras pequeñas contribuciones ni reconocemos cómo darán fruto en el entorno más amplio de todo lo que vive.

Con el despertar, vemos que todas nuestras acciones tienen consecuencias en todo.

Nuestros dones especiales se pueden manifestar cuidando niños, trabajando en la justicia, el comercio, en la música, con redes de computadoras, o en jardinería.

La cuestión no es qué ladrillo de la construcción somos, sino permitir que nuestra voz única y especial se mueva en armonía con un propósito vivo.



J. Kornfield

17 jun. 2009

LA ACCION ADECUADA/LA QUIETUD ADECUADA


Dejarse llevar por una multitud de preocupaciones conflictivas, entregarse a demasiadas exigencias, comprometerse con demasiados proyectos, querer ayudar a todo el mundo en todas las cosas es en sí mismo sucumbir a la violencia de nuestros tiempos.
Thomas Merton.

A veces es necesario marchar; a veces es necesario sentarse, orar.

Cada cosa a su tiempo puede devolver el corazón y el mundo al equilibrio.

Para que actuemos sabiamente, nuestra compasión debe estar equilibrada con la ecuanimidad, la habilidad de dejar que las cosas sean como son.
Así como nuestro corazón apasionado puede conmoverse con las penas del mundo, de la misma manera debemos recordar que no es responsabilidad nuestra remendar todo lo que hay roto en el mundo: es solo arreglar lo que podamos.
De lo contrario nos volvemos grandilocuentes, como si nos hubieran puesto aquí para ser los salvadores de la humanidad que nos rodea.
La compasión y la ecuanimidad entran en armonía cuando vivimos en la realidad del presente. Es muy sencillo. La atención y la compasión se adoptan genuinamente de a un paso por vez, una persona a la vez y un momento a la vez. De lo contrario nos agobiarán todos los problemas que hay que atender; los dilemas de nuestra familia y nuestra comunidad, la injusticia y el sufrimiento del mundo entero.

La compasión es real en los detalles, en nuestra respuesta a la inmediatez de este momento. Incluso en situaciones globales es así. Es en los detalles que la misericordia del corazón se expande. Ya se trate de nuestro vecino enfermo o la construcción gradual de una campaña mundial para prohibir las minas terrestres o detener la destrucción de los bosques húmedos, cada día, cada paso, es como respirar, una práctica de expansión del corazón.


En estos pequeños pasos puede florecer nuestra verdad..


Jack Kornfield

10 jun. 2009

EL SERVICIO (DOS)

Hoy quiero dejarles algo que me envió mi querida amiga María Durga.
Quién escribió esto tan hermoso es un médico Colombiano muy reconocido, que está haciendo un trabajo fantástico, creador de la sinergética, que a grandes rasgos sería tratar la enfermedad de manera holística, usando la alopatía pero también todas las alternativas posibles para mejorar básicamente el espíritu.

Cuando servimos: de Jorge Carvajal Posadas


En ti, un niño, tal vez abandonado. Una mujer o un hombre esperando. Un poeta, un músico, un soñador que quiere despertar. Un silencioso hermano de tu hermano. Tanto amor en ti espera madurar, tanto de ti espera para dar, que sólo tienes que mirar adentro lo que eres y saber que es siempre el propio ser lo que se da.. Sirves cuando te aceptas, cuando puedes comprender que tienes algo para dar al mundo que nadie más que tú lo puede dar. Sirves cuando puedes reconocer en otros una parte de tu propia humanidad.Sirves cuando callas y acompañas, cuando puedes ser el que comprende y no el que juzga, cuando aprendes del error sin quedarte con la culpa. No dejes que nadie pase por tu vida sin darle el regalo de tu propia vida, que la vida más abundante es aquella que se da.



"por alguna razón te siento cerca es como si percibiera que sentimos la vida parecido."




3 jun. 2009

EL SERVICIO


El servicio no se limita a los actos heroicos, a los grandes gestos, o las fabulosas donaciones a instituciones públicas.
También sirven los que expresan su amor en las pequeñas cosas.
Una palabra que da ánimo a un corazón desesperado o una sonrisa que trae esperanza en medio del dolor representa tanto servicio como un sacrificio heroico.
Una mirada que borra la amargura del corazón es servicio, aunque no haya intenciones de servicio al hacerlo.
Tomadas por sí solas todas estas cosas parecen cosas pequeñas, pero la vida misma está hecha de muchas cosas pequeñas.
Si se ignoran estas pequeñas cosas, la vida perdería su belleza y se volvería insoportable.

EL BUEN SERVICIO NACE DE UN CORAZON EN PAZ

El mejor modo de amar y servir surge con claridad de los momentos de quietud.
Al detenernos a escuchar nos conectamos unos con otros y así nace la verdadera comunión.
Para poder latir durante toda nuestra vida, el corazón debe descansar en la quietud antes de cada nuevo latido.



Meher Baba