31 ago. 2008

A CIERTA EDAD



Dicen algunos que a cierta edad, después de los cuarenta, nos hacemos invisibles, que nuestro protagonismo en la escena de la vida declina, y que nos volvemos inexistentes para un mundo en el que solo cabe el ímpetu de los años jóvenes.
Yo no sé si me habré vuelto invisible para el mundo, es muy probable.
Pero nunca como hoy fui tan consciente de mi existencia, nunca me sentí tan protagonista de mi vida, y nunca disfruté tanto de cada momento como ahora.
Ahora se que no soy la princesa del cuento de hadas y que no necesito que me venga a salvar un príncipe azul en su caballo blanco, porque ni soy una princesa, ni vivo en una torre, ni tengo a un dragón que me esté custodiando.
Hoy me reconozco mujer, capaz de amar
Se que puedo dar sin pedir, pero también se que no tengo que hacer nada, ni dar nada que no me haga sentir bien.
Por fin encontré, hasta ahora, al ser humano que sencillamente soy, con sus miserias y sus grandezas.
Descubrí que puedo permitirme el lujo de no ser perfecta, de estar llena de defectos, de tener debilidades, y de equivocarme, de no responder a las expectativas de los demás y hasta hacer algunas cosas indebidas.
Y a pesar de ello sentirme bien. Y por si fuera poco, saberme querida por muchas personas que me respetan y me quieren por lo que soy, si,... así, un poco loca, mandona y muchas veces terca.
También cariñosa, platicadora, besadora, abrasadora y a veces por algún motivo triste, porque también tengo mis momentos tristes, esos en que pongo mi cara larga, con un aire pensante y me da por llorar.
Cuando me miro al espejo ya no busco a la que fui en el pasado,… sonrío a la que soy hoy,… me alegro del camino andado, y asumo mis errores.
¡Que bien no sentir ese desasosiego permanente que produce correr tras los sueños!
¡Que bien! Ya aprendí a tener paciencia.
El ser humano tarda mucho en madurar…. ¿verdad?
Hoy sé, por ejemplo, que no puedo retener el mar, aunque cuando estoy “con él”, quisiera nunca dejarlo. Hoy solo lo contemplo, me lleno “de él”. Y cuando llega el momento de partir me despido diciéndole ¡Hasta pronto!
También hoy se que mis amigas y amigos son peregrinos del mismo camino y que en cualquier momento nos encontramos y nos queremos.
!!!Hoy se que nadie es responsable de mi felicidad, solo yo!!!
Hoy se que el viento extiende sus brazos cuando camino por la calle y que solo depende de mí sentirlo.
Hoy se que la vida es bella..
Porque la he visto partir ya muchas veces.
Hoy vivo la vida así como es, bonita, con sus ires y venires, con sus amores y desamores, con sus ratos de marea baja, con sus puestas de sol, con su ruido incesante.
Solo quiero dejarla correr.
No quiero pedirle nada.
Solo quiero tener lo que yo busqué, solo quiero lo que yo merezca.
Hoy me doy cuenta que no soy una mujer invisible.



Esta foto me la tomaron en Entre Ríos en Febrero de 2008

18 comentarios:

Sendieva dijo...

¿como que invisible? de eso nada!!!!

Cada edad tiene sus cosas, lo bueno es llegar, y lo bonito vivir las cosas a su tiempo, creo que eres una mujer que has crecido hermosa y tienes mucho que dar, a mi me lo das todos los días a pesar de no verte...

Sólo espero llegar a donde estás tu, con esos pensamientos tiene que ser maravilloso...

Gracias por ser tan especial y por darme tanto, me encanta como eres!!! no cambies nunca, muchos besitos preciosa mujer.

Silvia García dijo...

María Eva
Te agradezco tanto tus palabras, pero cada uno tiene que hacer su propio camino y creo que tu, como te decía el otro día, con tu sinceridad autenticidad
valentía,vas llegar a esta edad que tengo yo, seguramente más que espléndida, como cualquier persona que vive su vida interesada en todo lo que está ocurriendo en su interior y en su espíritu.
Sin ninguna duda, yo también te considero especial y siempre siento un interés especial en leer lo que publicas.
Ta mando un abrazo enorme

campanilla dijo...

Silvia,,, me encantó eso de chikilina!!! jeje pues como no m dé prisa se me va a pasar el arroz! jajajajajaja
cada edad tiene su magia verdad?
pues a mí me encantas como`persona, eres especial.
me das mucho, me gusta estar a tu lado por que estás en mi corazón un besazo mi amiga!!!!!
P:d:me gustó la foto!!!!

Solcito dijo...

Al igual que Eva, creo que cada edad tiene su encanto, sus cositas que valen la pena disfrutar. Lo bueno es vivir cada etapa intensamente, para luego no arrepentirnos de no haber vivido tal o cual cosa a su debido tiempo.

Que bueno que te sientas así, hay muchas personas que tienen "miedo", por llamarlo de alguna manera, de pasar los 40, los 50, de que el paso del tiempo se note en su aspecto, y me parece que se olvidan de lo esencial, de que no todo pasa por la apariencia que uno tiene, sino en la manera que vive...

Un besito.

Sendieva dijo...

Gracias por tus palabras, pero dejame soñar con al menos llegar a sentir como tu, creo que vales muchos cariño, más de lo que te imaginas...

Gracias por todo, necesitaba pasar, y mandarte muchos besos y fuerte abrazo.

angelica dijo...

para mi cada edad es maravillosa
vives lo que tienes que vivir y gozas lo que tienes que gozar
a muchos les da miedo la vejes, envejecer su pellejo y dejar de ser atractivo,pero lo que realmente vale es lo que hay dentro del corazón.
lo que no se acaba ni aunque pase un siglo.
creo saber cuanta edad tiene usted y si no la hubiera publicado seguiría pensando que usted es una mujer de 20, con ese espíritu tan joven, siempre con buenas palabras para expresarse.
ojala mi vejes llegue con la misma mente positiva que tiene usted
y solo con la mitad de la fe que usted ve las cosas
un abrazo señora silvia....

Aguabella dijo...

SILVIA
Me niego a ser invisible, y quien no me vea será porque no sabe ver.
Ahora tenemos para dar mucho más que antes, estamos sonde debemos y hacemos lo que debemos, yo veo a todo el mundo, alguien no me ve?
Peor para él porque se pierde todo lo que estoy dispuesta a ofrecer.

Yo no temo a los años,porque cada etapa es única y estoy dispuesta a disfrutar cada instante que me dá la vida, dar y recibir amor, estar con quien quiero y permanecer muy visible .

Un besito mi reina

Silvia García dijo...

Campanilla.
Gracias por tus palabras.
A mí también me gusta como sos vos, porque a pesar de que podés tener tus momentos tristes, te percibo muy alegre.
Y que es eso de que se te va a pasar el arroz???? mi padre decía "y la gallina sin pelar",
Recuerda que nunca es tarde para hacer lo que realmente tengamos ganas de hacer y de vivir.
Un abrazo hadita!!

Silvia García dijo...

Solcito
Siempre me quedo admirada por tus palabras, porque pienso que tenés nada más que 22 años!! mejor no te cuento lo que era mi vida a esa edad, era vida??
Y coincido con lo que dices que hay que vivir intensamente cada momento, lo mejor que yo he logrado es no tener "miedo", tanto que ya espero con alegría mi cumpleaños nº 60.
Un beso

Silvia García dijo...

Sendi
Nuevamente gracias, te estuve visitando y sé que no lo estabas pasando bien, fuerza muchachita linda, fuerza que vos podés, y quedate tranquila que esa personita que tanto te desvela, que tanto querés preservar, cuando sea grande, va a saber evaluar que clase de ser humano sos, va a saber por sí sola de tu integridad, de tu persona de bien

Un abrazo enorme

Silvia García dijo...

Angélica
Gracias por tus lindas palabras que no creo merecer.
Seguramente vos estarás viviendo lo que tienes que vivir con sus gozos y sus tristezas, te percibo una mujer segura, firme en sus conviciones y eso ayuda mucho a que la vida se desarrolle positivamente y con fé.
Un abrazo par tí Angélica

Silvia García dijo...

Aguabella
Que lindas palabras dices, es cierto, yo también veo, atiendo, amo, cuido, sostengo.
El que no me vea, no sabe lo que se pierde, y tampoco temo a los años, al contrario, me siento felíz porque es como si cada año fuera más completa, más libre, más auténtica.
Gracias por tu mensaje lleno de positividad y buena onda
Un beso grande

SILVIA dijo...

querida silvia
cada arruga que esta apareciendo es mi rostro,la recibo con alegria, recien ahora empece a valorar lo verdadero de la vida, lo importante es como uno se ve por dentro y no por fuera, gracias a dios para mis afectos nunca me volvere invisible
besitos

Silvia García dijo...

Silvia
Que bueno que te sientas mejor, y cuanto me alegro de que puedas sentir esto, se nota que sos una mujer absolutamente dedicada a tu familia, tu marido, tus hijos, y seguro que ellos agradecerán a Dios que nunca te vuelvas invisible
Un abrazo

Maria Durga dijo...

Hola, siento que lo importante es vivir a cada instante lo que nos toca vivir con la máxima intensidad; la edad?... son sólo núumeros, cifras. Mis cifras dicen que tengo 53 años, mi corazón dice que veintitantos o ¡yo que se! jamás me he sentido tan feliz y plena como en esta etapa de mi vida. A mi me gusta la vida y vivirla, sencillamente...
Abrazos jovencita!!!

Silvia García dijo...

María, que verdad esto que dices.
Es cierto, son solo cifras, números.
Yo como vos, nunca me sentí tan plena como ahora, más aún porque a los 56 recién comenzé una convivencia con quién creo, es el hombre de mi vida, y más alla de algunos altibajos, me siento felíz de poder vivirla em plenitud.
Un abrazo también para tí, jovencita.

@ngelito dijo...

El paso de los años es inevitable, pero como dice Sendieva, cada etapa de nuestras vidas se sitúa en una edad determinada. Todos tenemos que pasar por ellas y aprender de lo vivido.

Me ha gustado lo que has dicho aquí : !!!Hoy se que nadie es responsable de mi felicidad, solo yo!!!. En eso y muchas otras cosas te doy la razón, pienso como tu.

Un beso Silvia

Silvia García dijo...

Gracias por visitarme Angelito.
Decíamos el otro día con María Durga, que cuando se llega a esta edad que tengo yo y se ha estado trabajando internamente con uno mismo, el gozo es increíble, se siente una plenitud que no pasa por nada determinado, simplemente se siente en el medio del pecho, ya estuve hablando algo de esto cuando cumplí los 59.
Un abrazo