24 sept. 2008

LIBRE


Corres libre por la orilla del mar
La cabeza alta, desafiante, tus largas crines al viento
Tus ojos atentos otean el horizonte
Las orejas dirigidas al frente
Por tus fauces abiertas ingresa el aire salado y despides tu cansancio.
Tu hermosa negrura contrasta con la blanca espuma y resalta la mancha de tu frente
Sos libre, vas libre, libre de ataduras, de cargas humanas, de mochilas.
Disfrutas de esa inmensidad, de esa soledad, de ese silencio solo roto por el ruido de tu galope al hundirse en las olas que rompen en la orilla.
No parece que alguien te haya domado, montado, sometido, atado.
Te admiro, quiero guardar esta imagen dentro de mí, y preguntarme.
Es posible acaso que pueda sentirme así??



PD: Dedicado a todos aquellos que como yo aman los caballos
Si haces clik en la imagen puedes verla en tamaño real

20 comentarios:

Marysol dijo...

Esta entrada me ha llevado a reflexionar, si me lo permites: Queremos estar fuera, queremos ascender, queremos ser libres, y no no alcanzamos a comprender que es sabio asumir la vida con placer, vivirla totalmente, subir a cada ola de la vida y surfear en ella hasta el final. Yo creo que el secreto consiste en estar enteramente a gusto en el cuerpo y con sus deseos, con la mente y sus ideas, con el espíritu y su luz. Asumirlos plenamente. Cuerpo, mente y espíritu, totalmente contenidos en la conciencia eterna que es la esencia de todo el espectáculo.En la quietud de la noche, la Diosa susurra. En la luminosidad del día, Dios amado brama. La vida pulsa, la mente imagina, las emociones ondulan, los pensamientos vagan. Qué son todas estas cosas, sino movimientos sin fin de toda unidad, eternamente jugando con sus propias manifestaciones, susurrando mansamente a quien quiera oírlo: ¿Ésto no eres tú mismo? Cuando ruge el trueno, ¿no oyes a tu Yo? Cuando irrumpe el rayo, ¿no ves a tu Yo? Cuando vemos correr a este hermoso caballo, ¿no es tu propio Ser ilimitado, que está haciéndote señas?
Hermosa imagen, estupendo post, muy contenta de haberte leido.
Un abrazo

Maria Jesús dijo...

Mi vida, este post es una bendición. Transmite una enorme sensación de paz y libertad. Creo que son dos de los principios sobre los que se asienta la felicidad. Es un placer visitar tu adorable blog

luna dijo...

Si fuera verdad Silvia de encontrarnos todo el mundo con esa libertad que bien andariamos todos.
Pero lamentandolo jamás me he sentido tan libre como el caballo, siempre ha habido alguna cosa que me ha echo frenar prioridades de la vida, familia, trabajo etc.ect. y muchas cosas mas...?

besitos

Luna

PO: la fotografia es preciosa.

Silvia García dijo...

Marysol
Que bella tu reflexión, y sábes que? siempre surfée en la vida y lo seguiré haciendo hasta el final, hoy más que nunca, con la vista puesta en mi propósito, en mis sueños más cercanos.
Y escucho a mi Diosa interior, miro a mi Dios y le pregunto si voy bien, solo que a veces mi equilibrio falla y caigo en el agua, en algunas oportunidades con serios riesgos de ahogarme, pero como dices tú, eso también es parte de la unidad, del movimiento sin fin.
Gracias por estar
Un abrazo

Silvia García dijo...

María Jesús
"Paz y libertad, los dos principios donde se asienta la felicidad"
Que sabia reflexión, aunque viniendo de tí, no es extraño, todo lo que dices y escribes tiene ese sabor, ese tono, dulzura acierto, y una gran paz espiritual.
Tus palabras me llenan de gozo
Un abrazo

Silvia García dijo...

Luna querida
Te entiendo, te entiendo... y es así, prioridades de la vida,trabajo, relaciones, las obligaciones que nos metieron de chicos en la cabeza, UFF!!!, no te pasa que a veces querés salir corriendo sin pensamiento, sin razón, sin sentimiento, sin nada y correr, correr, sentirte libre, absolutamente libre???
Un dejo gran abrazo

hna josefina dijo...

Me anoto junto a los que les encantan los caballos.

Fair Lady dijo...

¡¡Precioso Silvia!! Me encantan los caballos, sobre todo añoro esa libertad, no quiere decir que ahora no la tenga, pero cuando hay ataduras emocionales no siempre podemos vivir esas sensaciones libremente.

Secretito: llevo tatuado un Pegaso, si me cortan las alas saldré por patas y si me cortan las patas saldré volando (si la cosa se pone fea, claro) :-)

Besitos corazón

Silvia García dijo...

Que bueno hna!!
Son realmente maravillosos.
Pudo solucionar el tema de su foto??
Un abrazo

Silvia García dijo...

Fair Lady, yo también los adoro, y cuando los estoy montando, siento realmente que me trasmiten esa libertad, pero como dices tú, siempre hay ataduras emocionales que te limitan, por ejemplo para mí es una limitación no poder llevar a cabo el deseo de tatuarme como lo has hecho vos, a pesar de que siempre lo deseé.
Gracias por pasar.
Un abrazo

SEISITO dijo...

ME ENCANTAN LOS LOS CABALLOS,PERO SABES, TENGO UN SENTIMIENTO ENCONTRADO, MI CUÑADO ERA JINETE Y MI ESPOSO SE IBA CON EL DE FARRA DESPUES DE LAS CARRERAS,Y ESO ME MOLESTABA MUCHO,Y YO ERA MUY JOVEN, PERO EN REALIDAD NO TENIAN CULPA LOS CABALLOS JAJAJ
CARIÑOS Y BUEN FIN DE SEMANA

Maria Durga dijo...

Silvia, preciosa entrada. ¿Que si me gustan los caballos? ¡me encantan! yo creo que es mi animal preferido.
¿Has visto la pelicula Spirit el corcel indomable? Es maravillosa y muestra de una manera increible el sentido de libertad.

Por cierto, me han gustado mucho todos los comentarios que han dejado aquí tus visitas.

Abrazos desde el alma

Sendieva dijo...

Silvia, es un animal que me encanta que adoro, siempre desee tener uno y sentir eso que me trasmite tan hermoso diariamente, quién sabe lo mismo un día puedo disfrutar de ese sueño.

Que escrito más bonito has logrado para este hermoso animal ¡precioso Silvia!!!

Muchos besitos mi bella amiga.

Silvia García dijo...

Seisito
Gracias por pasar por mi lugar, yo pasé por el tuyo y me encantó, tanto que ya te enlace con el mío, espero no te moleste.
En cuanto a los caballos, cuidarlos era lo que hacía mi padre, y seguro viene de ahí mi amor por ellos.
Un abrazo

Silvia García dijo...

María, tengo una vaga idea de haberla visto, pero no recuerdo bien, la voy a buscar para verla y después te cuento.
Gracias por tus palabras
Un gran abrazo

Silvia García dijo...

Querida Eva María
Yo mientras viví en el campo los disfrutaba, y después de grande siempre que puedo montar alguno lo hago ,además tengo en mi haber varias cabalgatas de una semana en la montaña, pero mío, mío, nunca tuve, aunque no pierdo la esperanza de que cuando me vaya a vivir a Córdoba pueda tener una casa grande donde haya lugar para tener "mi caballo".
Un abrazo enorme hermosa y que tengas un lindo domingo

campanilla dijo...

preciosa imagen! precioso caballo! de sangre pura y libre cm tu bien dices. cuánto tiempo sin poder hablar contigo, te exaba de menos mi silvia. Eres maravillosa! un besazo mi amiga

Joana dijo...

Hola Silvia,

Que hermoso!! yo amo los caballos y ese caballo negro es una majestad!
yo también quiero algún día ser como él!
que maravillosa entrada!

Sivia, gracias por visitarme y por tus dulces palabras!! que bueno es tenerne cerca! tienes un blog maravilloso! Felcidades y nos estamos leyendo!

Un Abrazo y que tengas un bello día!

Silvia García dijo...

Campi!! Hacía mucho que no sabía de vos, yo también te extrañaba.
Gracias por venir a visitarme.

Silvia García dijo...

Joana
Gracias por tus palabras, a mi lo que más me gusta de tu sitio es la espiritualidad que emana, y tus lindas reflexiones
Estamos comunicadas, yo te enlacé con mi sitio
Un gran abrazo