12 abr. 2008

Milagros

Donde hay un gran amor hay siempre milagros.
Los milagros no se apoyan tanto en los rostros, las voces o los poderes curativos que nos llegan de lejos, como en el refinamiento de nuestra percepción, que hace que, por un momento, nuestros Ojos puedan ver y nuestros oídos oír lo que está siempre a nuestro alrededor.
Sí, siempre hay algo a nuestro alrededor.
Tener un propósito en la vida, entrar en nuestro interior, descubrir que el propósito tiene que ver con el amor incondicional y el servir y el contacto con lo que está siempre a nuestro alrededor, altera de manera espectacular nuestra visión del mundo.
Hacer milagros está entonces a la vuelta de la esquina.

5 comentarios:

angelica dijo...

muy bonito su escrito, veo que escribe muy bonito,por lo que veo hay mucha sensibilidad,y buenas palabras.
ah y muchas gracias por ponerme en su link de sus sitios preferidos.

un gran saludo

angelica dijo...

por aca dejanole un saludito
hasta pronto

Silvia García dijo...

Gracias Angélica por sus palabras
Yo siento lo msimo de usted.
Le dejo la dirección de mi marido, no se si ya ha llegado a verla.

http://ernestorod.blogspot.com/

Saludos
Silvia

Silvia García dijo...

Gracias Angélica por sus palabras
Yo siento lo msimo de usted.
Le dejo la dirección de mi marido, no se si ya ha llegado a verla.

http://ernestorod.blogspot.com/

Saludos
Silvia

angelica dijo...

claro silvia ya estuve por haya
no se me podia pasar por alto , el trabajo tan grande que hace su esposo
un saludo